logo

Home Aniversario de federadas 112 AÑOS DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE S.M. DE RÍO GALLEGOS
PDF Imprimir E-mail

EL 2 DE MAYO

112 AÑOS DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA DE S.M. DE RÍO GALLEGOS 

 

 

 

A fines del siglo XIX y principios del siglo XX, llegó un grupo de inmigrantes españoles a Río Gallegos que se dedicaban a trabajar en minas, labrar la tierra o eran marineros. “Eran todos hombres y mujeres jóvenes, que al encontrarse lejos de su terruño y de sus familias, necesitaron nucleares para entre todos ayudarse a combatir las nostalgias, compartir los momentos de tristeza y de alegría y, por sobre todo, dar solución a un grave problema, como era el de la atención de la salud de todos los connacionales, en estas tierras tan australes y con climas tan inhóspitos

 

Recordemos que en aquellos tiempos, los medios de comunicación eran precarios: carretas o viajes a caballo por vía terrestre, y los barcos por mar. Entonces, ante la enfermedad y la ausencia de un centro asistencial en el pueblo, los enfermos debían trasladarse a Punta Arenas (Chile) que se encontraba a seis días de viaje.

 

De esta manera, el 2 de mayo de 1906, un grupo de españoles reunidos en el salón del Hotel Argentino deciden conformar la Asociación Española de Socorros Mutuos de Río Gallegos. La Comisión Directiva estaba compuesta de la siguiente manera: Antonio Larrea, presidente; Teodoro Varela, vicepresidente; Aniceto Pastor, secretario; Daniel Fernández, Prosecretario; José Fernández y Fernández, tesorero; Ulpiano Álvarez, protesorero; Emilio Rodino y Tomás del Barrio, vocales; Ramón Ferrer, Manuel Fernández y Ventura López, jurado. Después de increíbles avatares, el 10 de agosto de 1919, la Asociación obtuvo personería jurídica.

 

Los objetivos expuestos en el Estatuto de la Asociación eran:

 

1.      Crear un fondo común destinado a socorrer a los socios en ella inscriptos, en los casos de enfermedad o sus consecuencias.

 

2.      La tendencia a todo bien común que no se oponga a su base fundamental: el socorro mutuo; y especialmente, asistencia médica, farmacéutica, internación en un hospital en los casos previstos, servicio fúnebre, subsidios: atención a las socias en los casos de embarazo, parto y puerperio; todo ello de las condiciones establecidas en estos estatutos”.

 

 

Al mismo tiempo, la Asociación hizo posible el traslado de aquellos enfermos que debían ser atendidos en otra ciudad, y también facilitó el regreso de algunos españoles ancianos a su tierra natal. Los socios fallecidos podían ser sepultados en el Panteón social, ubicado en el viejo cementerio, obtenido por la Asociación en 1910.

 

La actividad mutualista se vio reducida a partir de la década de 1940 con la aparición de las obras sociales, pero aquellos socios que no contaban con éstas continuaron siendo beneficiados por la Asociación.

 

Por lo tanto, las principales actividades en los tiempos que corren se encuentran focalizadas en aspectos culturales, mediante los cuales se refuerzan los lazos con la madre patria, y que tienen por objetivo mantener una memoria activa respecto de nuestros orígenes. 

Construcción de la sede social. 

Al año de iniciadas las actividades, la Comisión Directiva alquiló un local donde se llevarían a cabo las reuniones y demás asuntos administrativos.

                                           

Merced a las donaciones de algunos asociados, se sumó a los bienes de la Sociedad un carruaje fúnebre y un solar donde se construiría, más adelante, la sede social. El terreno pertenecía a Filomena González viuda de Barreiro, y estaba ubicado en la calle Roca nº 866. Ante diversos problemas que impiden la construcción de la sede, en 1924 se decide suspender el proyecto de edificación y se compra el terreno adjunto.

 

 

En 1996, ante el incendio de parte del edificio, se decide construir uno nuevo utilizando todo el terreno disponible. La obra tiene dos pisos: en la planta baja hay dos locales que se alquilan y en la parte alta se celebran las reuniones sociales.           

 

 

Patio Andaluz.

Fue construido en ocasión de la refacción que se llevó a cabo en 1996 en la sede social, por la arquitecta Cinthia Elena Banciella. En el patio se observan arcos de medio punto y rejas realizadas a mano en hierro forjado. “El resultado es un patio interior con imagen de patio exterior por la presencia de macetas y plantas colgadas de las paredes con soportes también en hierro forjado y faroles.

 

Para completar la ambientación, el piso es un damero en negro y blanco que por color (no por textura) es típico de este tipo de espacios”. 

 

 

Teatro España.

Con anterioridad a la construcción del Teatro Español, la Asociación promovió numerosos emprendimientos culturales, entre ellos, el alquiler de un salón cinematográfico, en 1914, a José Castro. “En razón de ello, varias asociaciones políticas, vecinales, civiles y culturales lo solicitaban con asiduidad”. Numerosas compañías, nacionales e internacionales, llevaron adelante obras teatrales; entre ellas se destacan las compañías Cascallares-Carrillo, Molaso, Gabrieli.

 

Pocos años más tarde, hacia 1917, la Asociación inaugura el Teatro Español, siendo arrendado desde entonces. Según Elsita López, “el edificio de la Asociación Española de la calle España fue construido por carpinteros ebanistas; dirigieron la obra Don Severino Camporro y el señor Joaquín González [... luego arrendatario de la sala...]”. En él se llevaban adelante actos organizados por la Asociación.

 

Más tarde, al alquilarlo Joaquín González, el teatro cambió su nombre, denominándose desde entonces Teatro Colón, hasta que cerró al incendiarse en 1967. Los últimos tiempos funcionó como salón de bailes.

 

Como señala Flora Rodríguez Lofredo, “la nostalgia se encargó de proclamarlo símbolo de un tiempo y de una época irrepetible”.  

 

Casa España.

Se construyó en 1928 y el acta lo recuerda de la siguiente manera:

 

En Río Gallegos, capital del Territorio de Santa Cruz, a las catorce horas del día 12 de octubre de mil novecientos veintisiete, fecha en la que se conmemora la festividad del Día de la Raza, la Asociación Española de Socorros Mutuos de esta ciudad, asociando a tan faustos acontecimientos y en homenaje a España y a la Argentina, procede a la colocación de la piedra fundamental del edificio de su propiedad y que con la denominación de Casa España ha de construirse en este lugar”. 
 

XHTML and CSS.

Hosting Compumonte