Imprimir

EL 10 DE DICIEMBRE 
 
134 AÑOS DE VIDA DE LA SOCIEDAD ESPAÑOLA DE SM DE NECOCHEA 
 
 
El 10 de diciembre de 1883, quedó conformada la Sociedad Española de S.M. de Necochea, en la provincia de Buenos Aires.
A tan sólo dos años desde la fundación de la ciudad, un importante grupo de españoles dieron forma a la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Necochea, el 10 de diciembre de 1883. La primera Comisión Directiva estaba integrada por Tomás Aguerreta como presidente, Primitivo García, José España, Leonardo González, Antonio Romero, Clemente Ron, Eusebio Echeverría y Pedro García.

Al igual que en las demás hermanas federadas, el socorro mutuo constituyó el principal motor que condujo a la Asociación a brindar los servicios médicos y farmacéuticos gratuitos, al mismo tiempo que cubría los gastos en caso de muerte. Recientemente, se concluyó una importante obra: el Panteón Social en el Cementerio Parque Municipal, con capacidad para 260 nichos de uso exclusivo por parte de los socios.

Pero la institución no era ajena a las desventuras que sucedían en su Madre Patria, de tal manera se organizaron colectas para enviar ante las guerras, desastres climáticos y otros infortunios.

El incremento en el número de socios permitió ampliar los servicios que se brindaban, incorporando el pago de honorarios médicos, la entrega de pensiones por viudedad, asistencia ante emergencias médicas y enfermería a domicilio, al tiempo que se construyó una amplia y moderna sede social de 1500 m2. El apoyo que la sociedad brindó a sus compatriotas no se limitó a actividades mutualistas, también incluyó la tramitación ante el Departamento General de Inmigración de los familiares de los emigrados con el objetivo de reconstruir los núcleos familiares rotos.

Resulta indiscutible la amplia actividad mutualista llevada adelante por la Sociedad, socorriendo a los españoles en los momentos de enfermedad o fallecimiento. A su vez, se concentró en mantener vigentes sus costumbres y tradiciones a partir de los continuos encuentros en cenas, bailes y reuniones sociales de diversa índole. El carácter humanitario de la institución también se observó en los innumerables trámites que realizaron para reunir a miembros de una misma familia separados por las difíciles circunstancias de emigración. De esta manera, dicha centenaria institución se mantiene vigente y establece constantes y nuevos lazos con la sociedad necochense.