Aniversarios

El 20 de octubre

59 AÑOS DE VIDA CENTRO SOCIAL, CULTURAL Y DEPORTIVO ESPAÑOL DE PLOTTIER

 

La entidad, fue creada un 20 de octubre de 1963, por un grupo de inmigrantes españoles residentes en Plottier. Tomaron la iniciativa de convocar a sus pares, los señores Tomás Montoya, Antonio Mellado, Francisco Cintas y Manuel Parra.

 

La primera comisión directiva quedó conformada de la siguiente forma:

Presidente Pantaleón Mellado

Vicepresidente Francisco Cintas

Secretario Manuel Parra

Pro Secretario Juan Navarro

Tesorero Francisco Gallegos

Pro Tesorero José Mellado

Vocales titulares: Antonio Mellado, Juan García, Lorenzo Parra, Antonio García.

Vocales Suplentes: Pedro López, Salvador Róbles, Pedro Gómez

Comisión Revisora de Cuentas: Tomás Montoya y Diego García.

 

Han sido presidentes de la entidad:

1963 PANTALEÓN MELLADO 

1965 ANTONIO MELLADO

1967 PEDRO LOZANO

1971 LORENZO PARRA

1973 DIEGO GARCIA

1975 MANUEL PARRA GARCÍA

1992 JESÚS DANIEL GARCÍA 

2002 ISABEL NAVARRO MELLADO

2011 JUANA SÁNCHEZ NAVARRETE 

2015 ANDRÉS PARRA NAVARRO 

2018 YURI CONRADO LESKE

DESDE EL 28 DE ENERO DE 2020 A LA ACTUALIDAD MATÍAS RESA

El 04 de octubre

128 AÑOS DE VIDA DE LA ASOCIACIÓN HISPANO ARGENTINA MUTUAL SOCIAL Y CULTURAL DE SANTA ROSA 

 

La oleada inmigratoria que transformó nuestro país en el pasado siglo XIX, afectó radicalmente a la provincia de La Pampa, constituyendo fundamental el aporte de nuestra madre patria. De tal manera, hacia 1895, los españoles sumaban casi la mitad del total de la población.

El espíritu emprendedor de estos españoles quedó evidenciado si tenemos en cuenta que un 22 de abril de 1892 se produce la fundación de la ciudad de Santa Rosa de Toya, y sólo dos años más tarde, un 4 de octubre de 1894, esos mismos españoles se reúnen y fundan la Sociedad Española de Socorros Mutuos de dicha ciudad. La publicación realizada por la Asociación en homenaje a su centenario lo recuerda de la siguiente manera: “De las fiestas hogareñas se pasó a las de los clubes y asociaciones españolas (...) Allí se hizo visible la participación de un grupo dirigente de españoles, generalmente comerciantes, que constituía la burguesía local”. Esos comerciantes “fueron los que organizaron las asociaciones españolas de socorros mutuos, pero después de fundarse los pueblos”. Y de tal manera sucedió en Santa Rosa.

La primera Comisión Directiva estuvo conformada de la siguiente manera: Miguel Otegui como presidente, Manuel García como vicepresidente, Martín Oharris era el tesorero, Ventura Abal se desempeñó como secretario, José Raimundo, Pedro Llorens, Antonio Galarreta, Antonio Salas y José Cuadrado eran los vocales.

Ese mismo año, Tomás Mason, fundador de la ciudad, donó tierras que le pertenecían a la Sociedad, ubicadas en la calle Hilario Lagos entre Pellegrini y Coronel Gil, con el objetivo de que allí se construyera la sede social. Tal acto de generosidad llevó a la Comisión a nombrarlo Socio Honorario, convirtiéndose en el primero de tal carácter. El 24 de marzo de 1899 se realizó la inauguración oficial de las instalaciones.

La sede social tuvo desde sus inicios la función de servir no sólo a la Sociedad, sino también a la comunidad. Y en tal sentido es que se convirtió en el centro de todo tipo de reuniones sociales y estuvo a disposición de diversas entidades de bien público, manteniéndose siempre al margen de cuestiones políticas que hubieran entorpecido su fructífero accionar.

En 1896 se solicitó personería jurídica, pero recién se obtuvo cuatro años más tarde, cuando por decreto presidencial la asociación pasa a denominarse Sociedad de Socorros Mutuos de Santa Rosa de Toay.

En 1984, la Comisión Directiva de la Sociedad de Socorros Mutuos decide fusionarse con el Club Español, convirtiéndose en la Asociación Hispano-Argentina Mutual Social y Cultural. En el Estatuto aprobado con tal motivo, se señalan como objetivos la confraternidad, ayuda mutua y solidaridad, pilares del accionar de la Sociedad Española.

 

Romerías Españolas.

 

Las primeras romerías españolas se llevaron a cabo en la inauguración del centro social, en 1894. Su alta popularidad era innegable. Contaban con gaiteros, bailarines, música, fuegos artificiales, venta de golosinas, bebidas y artículos de bazar. También se realizaban colectas para distintas instituciones o proyectos culturales.

En muy poco tiempo se convirtieron en el lugar de encuentro obligatorio de la comunidad. Cientos de personas acudían, conversaban, bailaban. Eran tres días de diversión donde se recordaba la España abandona y se festejaba por las promesas que esta tierra ofrecía. De allí que se acuñaran monedas en las que se grababan símbolos que recordaban su tierra natal, como el león, la torre y la flor de lis, entre otros. 

 

Actividad asistencialista.

El objetivo que reunió a estos emprendedores españoles fue la ayuda mutua, sobre todo socorrer a los socios en caso de enfermedad o muerte. Así, a partir de los ingresos obtenidos por las cuotas abonadas mensualmente por los socios, la Asociación puso a disposición de ellos asistencia médica y farmacéutica, a partir de acuerdos realizados con las farmacias locales y con médicos de la zona. Al mismo tiempo, en caso de que el socio necesitara viajar a Capital Federal por enfermedad, la Asociación se hacía cargo del traslado y los gastos incurridos en el Hospital Español. Asimismo, se otorgaron subsidios a familias indigentes o a enfermos.

La labor asistencial fue reemplazada totalmente por la aparición de las obras sociales.

 

Teatro Español.

 

En 1904 la Asociación decidió construir un salón para teatro, ante la necesidad que tenía la ciudad de contar con un ambiente físico donde se pudieran expresar todo tipo de manifestaciones culturales. Así, el 7 de marzo de 1908 se inauguró el Teatro Español. Por ello, al igual que las instalaciones de la sede social, estuvo siempre a disposición de la comunidad, sobre todo para actos patrióticos o de beneficencia, estrechando de esta forma los vínculos con la comunidad. “El Teatro Español fue desde su inauguración (...) caja de resonancia y sede de importantes acontecimientos sociales, culturales y artísticos” recuerda la obra publicada con motivo del centenario de tan prestigiosa institución.

En la sala se llevaron a cabo espectáculos teatrales, se expusieron películas, se realizaban bailes, se presentaron óperas, zarzuelas, comedias, sainetes. Entre los destacados personajes que recorrieron sus pasillos podemos mencionar a la Compañía Blanca-Soto de Capital Federal, Belisario Roldán, Blanca y José Podestá, Benito Puértolas, Teresita Zoza, Libertad Lamarque, Enrique Muiño, Eduardo Falú, Pablo Casals, Andrés Segovia, Pepito Arriola, Casadó.

            Muy esperados eran los Juegos Florales organizados por la Escuela Normal, que se llevaron adelante desde 1927 a 1959, año en que la Escuela festejaba sus cincuenta años. Allí se presentaban conjuntos teatrales vocacionales y números musicales. La actividad era organizada por docentes y participaban alumnos, aunque la ayuda de la comunidad era substancial para llevar adelante tamaño acto. En estos Juegos se elegía una reina y su corte de Amor (integrada por ocho jovencitas, semejante a las actuales princesas) y dos pajes. También se entregaban premios al mejor poema denominado Poeta Laureado, otro por parte de la Municipalidad de Santa Rosa al mejor canto, y una mención especial junto a un diploma al mejor trabajo en prosa.

Ante la necesidad de ser refaccionado, en 1972 la Asociación firmó un acuerdo con la Dirección Provincial de Cultura y la Municipalidad de Santa Rosa, por el cual la Comisión que dirigía el Teatro pasaría a estar conformada de manera tripartita, con un representante de cada una de las partes. El 33% de los ingresos serían para la Asociación, mientras el resto se reinvertiría en el Teatro. Unos años más tarde, en 1978, se firmó un nuevo acuerdo por el cual se modificaron los términos y la Asociación pasó a percibir una suma fija.

Actualmente el Teatro Español se encuentra en manos de la Municipalidad, y en tal sentido la Asociación afirma que desde entonces “la actividad teatral se ha intensificado, conservando para esta sala el prestigio que por sus antecedentes y características merece”.

 

Prado Español.

 

El Prado Español fue inaugurado el 14 de noviembre de 1936, con unas instalaciones envidiables para su momento. Cuenta con pileta de natación, cancha de tenis, bochas, pelotas y de básquet, baños, buffet.

Fue muy importante “como promotor de la práctica deportiva” organizando torneos de tenis, natación, de alcance incluso interprovincial.

Desde 1940, el Prado contó con una administración independiente de la Asociación de Socorros Mutuos, decisión tomada por la Comisión Directiva de la Asociación para el mejor funcionamiento del Prado. Así, el Prado contaría con una comisión autónoma y la Asociación se dedicaría a sus actividades mutualistas. De todas formas, el 40% de los ingresos debían ser entregados a la Asociación.

Ante las dificultades económicas que tuvo que enfrentar la Asociación, en 1969 se otorgó la administración del Prado al Ministerio de Bienestar Social de la provincia, contrato que fue rescindido en 1979. Ese mismo año, la Asociación decide entregar el Prado en comodato al Club Santa Rosa por un período de 15 años.

El 02 de octubre

146 AÑOS DE VIDA DE LA ASOCIACIÓN ESPAÑOLA MUTUALISTA Y CULTURAL DE CARMEN DE PATAGONES

  

¿Por qué maragatos?

El gallego Basilio Villarino fue el primer español en reconocer la región en 1779. Ese mismo 22 de febrero, Antonio y Francisco de Viedma fundan el fuerte Nuestra Señora del Carmen de Patagones en honor a su patrona y a los aborígenes que habitaban la región. Pero el asentamiento estaba destinado a permanecer en pie muy poco tiempo y ante las inundaciones, se ven obligados a realizar un nuevo emplazamiento pero en la otra margen del río, y es así que nace la ciudad que hoy conocemos como Carmen de Patagones.

Con un clima hostil y la amenaza indígena, se hacía muy difícil mantener un fortín en pie, por lo tanto, la Corona favoreció la inmigración de familias hacia esta zona entregando tierras en propiedad, herramientas de labranza y pasaje gratis. Aún así, los pocos españoles que se atrevían a realizar tamaña empresa, al poco tiempo decidían volverse hacia Montevideo o a Buenos Aires, donde los peligros eran mucho menores y el nivel de vida más alto.

En 1780, 24 personas españolas (entre ellos gallegos, maragatos, zamoranos, salamanquinos, vascos, leoneses, valencianos y castellanos) arriban a la ciudad. Es debido a la importancia que tuvieron los maragatos provenientes de un reducto moro católico de León, que se pasó a denominar a los nacidos en Carmen de Patagones como maragatos. En honor de estos primeros españoles, un diario de General Roca nos recuerda: “aquellos españoles trabajaron con sacrificio e hidalguía; más de una vez vieron sus riquezas ganaderas arrasadas y sus campos incendiados, a veces sus mujeres y sus hijos cautivos o muertos en el enfrentamiento con los indios maloneros”.

 

Comienzos de la Asociación.

El 2 de octubre de 1875, la numerosa comunidad española de Patagones decide fundar una Asociación de Socorros Mutuos, convirtiéndose en la segunda del país después de Buenos Aires. Al igual que ésta, sus fines eran muy diversos:

  1. Crear un fondo común destinado a socorrer a sus asociados en los casos de enfermedad y sus consecuencias.
  2. Proteger a sus adeptos en particular y a los españoles en general, buscándoles trabajo y ayudándoles en cualquier caso extraordinario, prestándoles la fuerza moral que esta Sociedad puede tener.
  3. Entra en sus fines la reunión del esfuerzo del total o parte de los asociados para conseguir lo que sea plausible y de mutua utilidad.
  4. Establecer cuando los recursos de la Sociedad lo permitan, clases nocturnas de educación para los asociados y sus hijos.
  5. Plantear un salón destinado a enfermería, en el que pueda asistirse a los asociados.”.

La primera Comisión Directiva estaba integrada por: José Galzusta, presidente; Pablo Mases, vicepresidente; Doroteo Galzusta, tesorero; José María Blasco, Venancio Miguelesna, Ricardo Martínez, Emilio Elíces Rodríguez, Ciriaco Echepare, Francisco Echave, Aniceto Fuertes y Fermín Fernández, vocales; Marcial Zubiri Fernández, secretario.

En los primeros tiempos, los asociados no sólo pertenecían a la ciudad de Carmen de Patagones, sino que también nucleaba a españoles de Viedma, General Roca, Choele Choel y otros asentamientos de la provincia de Río Negro, hasta que posteriormente, estas subcomisiones se convirtieron en Asociaciones independientes.

 

El edificio social.

Las dificultades económicas demoraron la concreción del sueño de la sede propia. Diez años debieron pasar hasta que en un remate público, la Asociación adquirió la casa del Sr. José Aspillaga, donde se estableció el edificio social. En 1888 se construyó un salón, denominado “Dos de Mayo” que, ampliado posteriormente, puede albergar a 300 personas.

En 1919 se adquirieron nuevos terrenos, en los cuales se construyó el “Teatro España”, la Biblioteca Popular Cervantes y la nueva Secretaría, merced a la venta de acciones a los asociados.

Las instalaciones fueron continuamente ampliadas y refaccionadas, al mismo tiempo se construían nuevas como la cancha de pelota en 1942, un patio cerrado, diez cocheras y dos salones en la década de 1960, entre otras.

Ya sean las mejoras o las nuevas construcciones, tales emprendimientos fueron posibles gracias al aporte pecuniario de los miembros de la Comisión Directiva, que generosamente aportaron tanto sus ahorros como su tiempo y trabajo.

 

Actividad mutualista.

 

El objetivo que núcleo a esos tenaces españoles a la hora de formar la Asociación Española fue el socorro mutuo.

A pesar de los escasos recursos con los que contaba la Asociación, provenientes de las cuotas de los asociados, se llevó adelante una importante actividad mutualista y de beneficencia: atención médica, asistencia farmacéutica, rescate de españoles cautivos (en manos indígenas), costeo de sepelio y acceso al Panteón construido por la Asociación.

Al incrementarse los ingresos, las prestaciones se ampliaron con la contratación de médicos con distintas especialidades, farmacéuticos, y brindando en servicio de enfermería.

Con la formación de la Federación Regional de Sociedades Españolas de Bahía Blanca y la afiliación de la Sociedad de Carmen de Patagones, los asociados fueron beneficiados con los servicios que brinda el Hospital Regional Español de Bahía Blanca y el Hospital Español de Buenos Aires.

A su vez, en numerosas oportunidades se organizaron colectas para socorrer a damnificados por inundaciones o guerras. Entre ellas podemos destacar la colecta organizada con motivo de las inundaciones en las provincias de Valencia, Toledo y Almería en 1891; para los voluntarios en la guerra con Cuba (1895), para los heridos y familiares de los muertos en la guerra de Melilla (1909), y para las víctimas del terremoto de San Juan en 1944.

Romerías Españolas.

 

Al igual que en tantas otras ciudades, en Carmen de Patagones también se llevaron a cabo las Romerías Españolas, en las cuales los españoles y sus hijos americanos, podían recuperar sus tradiciones, divertirse, encontrarse con sus compatriotas, afianzar los lazos que muchas veces por las actividades cotidianas son desplazados a un segundo plano.

La primera Romería se remonta a 1889. Siempre se llevaron adelante en el mes de diciembre, con una duración de tres días. Lo recaudado se destinaba a sociedades filantrópicas y a diferentes actividades asistenciales.

Participaba en los festejos una orquesta que interpretaba temas de las diferentes provincias españolas y que anunciaba el comienzo de la Romería con un desfile que partía de la sede social a la mañana del primer día. Asimismo, había fuegos artificiales, bailes, desfiles. Conjuntamente, se realizaba una misa en honor de la patrona de España.

 

Actividad cultural

Junto a la intensa actividad mutualista, la Asociación llevó a cabo una importante actividad cultural. El primer teatro que edificó la Asociación, denominado 2 de Mayo en homenaje a la heroica fecha de 1808, abrió sus puertas en 1896. Pero cuatro años más tarde, después de varios proyectos frustrados, se procedió a la construcción de un nuevo complejo: el cine-teatro España.

En 1992 el cine-teatro España fue transferido a la Municipalidad, en cuyas manos fue refaccionado. De tal manera, la sala recuperó su belleza original y pudo ser disfrutado por toda la comunidad. Así lo informaba el periódico La Nueva Provincia: “El municipio lo destinará a las actividades y manifestaciones de carácter cultural. La sala será para uso de la dirección de Cultura exclusivamente para la realización de espectáculos, proyecciones y cualquier otra actividad relacionada con manifestaciones culturales”.

La fructífera Asociación de Carmen de Patagones también erigió la Biblioteca Popular Cervantes, donde se encuentran más de 11.000 ejemplares, y a la cual cualquier ciudadano mayor de 12 años puede ir a consultar el material, y los asociados pueden retirarlo. Asimismo, la biblioteca brinda acceso a los principales periódicos de principios de siglo, como “El correo de España”, “La Prensa”, “El Imparcial”, “Madrid cómico”, y las revistas “Blanco y Negro” y  “La Ilustración Española y Americana”.

Esta biblioteca se mantiene merced a las donaciones del Gobierno de España y de organismos civiles, políticos y militares provinciales y nacionales.

  • banderas-2.gif
  • banderas-3.gif

Quien esta en linea?

Hay 125 invitados y ningún miembro en línea

PUESTA EN MARCHA COMPUMONTE HOSTING

 RapidSSL Digital Certificate