80 AÑOS

 

Crónica viva de la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Casbas

 

PROLOGO

 

Si el homenaje es agradecimiento, procesarlo en palabras e imágenes es la constancia del agradecer. Los contemporáneos quedan comprometidos para siempre con su zaga, los fundantes, con los pioneros que hicieron obra pensando en ellos y en nosotros, sus descendientes.

Se plantearon en su presente para armar el futuro, con la vocación irrenunciable de progresar.

Los varones y las mujeres deben ser valorados por lo que hacen. Sólo los hechos generan juicios de valor.

Con este enfoque emprendimos la hermosa tarea y el desafío intelectual de entregar este folleto sobre la historia de la Sociedad de Socorros Mutuos de Casbas.

Mario Alvarez concentra el mérito de haber indagado, clasificado y resumido los acontecimientos más relevantes para revivir en palabras el origen y desarrollo de la Sociedad. De alguna manera perfila la historia de nuestro querido pueblo. Permítase este adjetivo y no el de ciudad, porque aquél es íntimo, perteneciente, donde las relaciones son directas, sin dejar de ser friccionantes, en algunos casos. La ciudad es anónima y agresiva.

El trabajo de Marito ha permitido la redacción. No hubiera sido posible sin él. Acordamos darle un enfoque de contexto, buscando ofrecerle al lector el más allá de los hechos crudos, inmediatos, producidos por los pioneros y quienes los siguieron y los siguen.

Elaboramos este escrito apoyándonos en la tecnología de la comunicación a distancia, sin conocernos personalmente, satisfacción que se dio aunque después de realizada la tarea. Lo fundamental es la coincidencia de recuperar para hoy la historia de ayer.

Es una crónica de lo sucedido. Nuestro deseo es que a todos les sirva.

 

Marzo de 2001

 

Canono Elorza.

 

Mario Deolindo Alvarez es el investigador y recopilador de los datos de la publicación, actual tesorero de la Sociedad. Casado, padre de dos hijos, comenzó su indagación hace un año, apelando a las fuentes y rastreando en las memorias de personas. El mensaje principal de este trabajo a la par de registrar el nacimiento y devenir de la entidad, virtualmente contiene la historia de Casbas. Marito y sus amigos prefiguraron esa visión, cuando se plantearon editar este impreso.


 

Los Pioneros

Antes de cumplirse los diez años de la fundación de Casbas –11-11-1911- los primeros pioneros del pueblo se plantearon fundar una sociedad de socorros mutuos, imaginada como red social para amortiguar los esfuerzos en la lucha dinámica entre la vocación civilizadora del hombre y los inconvenientes expuestos por la Naturaleza.

La reunión de apertura fue el jueves 17 de Marzo de 1921, en el Hotel Castilla, cuyo frontispicio de ladrillos aún se exhibe como reivindicando el pasado, con la estampa de antigua dignidad.

El reloj de bolsillo de don Manuel Marañon indicaba las 16.30, coincidiendo con el de pared, cuyo péndulo, terminado en una borla de esmalte blanco, tenía (¿tiene?) las iniciales DB, Daniel Blanco, seguramente.

Don Manuel y Benjamín Berdión fueron los primeros en llegar, seguidos a minutos por Alfredo García, Jesús Nabaza, Alfredo Fuentes, José Birba, Manuel Solari, Salvador Fernández, Francisco García, Juan Aparicio, Emiliano Ojeda, Ricardo Goñi, Manuel Beneitez, Faustino González, Tomás Paino. Desde la vereda de enfrente, saliendo de la tienda, cruzaban su propietario, Alejandro Velazco, Daniel Santamaría, José Vega y Basilio Baldemoros.

Algunos de ellos habían integrado la última camada importante de inmigrantes que vinieron con ansias de poblar y organizarse con calidad de vida.

Esa inmigración masiva se dio paralelamente a la economía primario exportadora, desarrollada entre 1860 y 1930.

Desde 1880 a 1915 ingresaron al país 4,5 millones de personas. La gran inmigración mundial se registró en Estados Unidos. La Argentina se ubicó en segundo lugar El país también mostró un puesto privilegiado en ingreso per cápita, como asimismo por tasa de inversión. No obstante, la economía se había formado con fuerte dependencia externa, lo cual traería consecuencias.

El dueño de casa los aguardaba en la confitería. Apoyando su mano sobre el hombro de su colega, Berdión, les ofreció café y cerveza.

Alejandro Velazco, ofició de secretario y comenzó a tomar nota, en tanto el presidente de la asamblea, Justo Pérez, resumía la iniciativa antes conversada: fundar una sociedad española de socorros mutuos. Daniel Santamaría habló de reunir fondos, como tesorero que fue, en tanto José Vega y Basilio Baldomeros –ambos vocales- asentían en cada proyecto.

Pero fue el domingo 17 de Abril el día indicado. Constituida la asamblea se leyeron los propósitos y los 36 socios votaron por Francisco Carbajo para presidente, vice Perfecto Rodriguez, secretario Alejandro Velazco, pro secretario Alberto Alonso, tesorero Daniel Santamaría, pro tesorero Basilio Valdemoros y vocales Manuel Marañon, José Vega, Justo Pérez, Jacinto Nuñez, Benjamín Berdión, Antonio Herrero, Dativo Diez, Francisco García, Alfredo García, Juan Garaycochea, Manuel Alvarez, Juan Martínez y Fermín Gómez.

Quedó formada así la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Casbas.

Los loables objetivos de la Sociedad, fueron resumidos en la declaración constitutiva: “Promover el espíritu social y de paternidad; Socorrer a los asociados cuando lo necesitaren; Realizar obras de progreso, benéficas y de cultura para Casbas”.

Aquellos pioneros concebían al hombre en función social, interactuando entre lo personal y el entorno, acampados en la soledad de un desierto que dejaba de serlo por la prepotencia de trabajo, como escribiría Roberto Arlt, en el prólogo de uno de sus libros, siete años después.

Ese domingo, al tardecer, concluyó con una ligera llovizna, que la arena absorbió pronto. El equinoccio de Abril mostraba en su esplendor al Otoño, empujando una brisa que silbaba suave por la estación del Midland, inaugurada dieciocho días antes. Al ingresar a su casa, sobre la vereda frente a la flamante estación, don Francisco Carbajo se detuvo; la observó y quizá meditó sobre ese símbolo de progreso del ferrocarril y lo habrá emparentado con la iniciativa de la Sociedad. Se acostó feliz y temprano para amasar mejor el pan del día siguiente.

El 29 de Abril iniciaría su gestión presidencial. Otra vez en el Castilla, fue proclamado. Justo Pérez invitó a Carbajo a asumir la presidencia, acompañado por un gesto honorífico. Esa formalidad mostraba el contenido, la importancia de la decisión tomada, el comienzo de una ilusión, la base de un futuro mejor para todos. El sentido comunitario se reproducía así mismo.

La solidaridad se evidenciaba también por el de la comunicación. Decidieron fundar El Independiente, marca conceptual indicadora de imparcialidad y libertad de expresión, valor consagrado en la Constitución de 1853, aunque escasamente respetado. José Vega fue su director. El primer número apareció en Agosto.

El día 8, los diarios nacionales informaban sobe la marcha a Roma de los militantes fascistas encabezado por Benito Mussolini y tenaz lucha por el poder en la Unión Soviética, entre las corrientes de León Trosky y la del intrigante José Slalin, en vísperas de la enfermedad de Lenin, el líder.

Hipólito Yrigoyen era el Presidente. Al año siguiente se cumpliría su mandato y pensaba en su sucesor. Daba por descontado que no ganarían los conservadores, inspiradores de “ese régimen falaz y descreído”, como los calificara.

En Alemania, destruida por haber perdido la Gran Guerra, la derecha prusiana fusilaba a los comunistas, en tanto trataba de seducir al centro y a algunos socialistas desorientados. La inflación y el desempleo consumía todo. Un desocupado melodramático, informante del ejército se lanzaba a la política a partir del resentimiento heredado de la derrota. Por provocador, más que por talentoso, lo metieron preso y la celda por pretexto le posibilitó escribir o más bien unir palabras, editando Mi Lucha, que a partir de 1933 aplicara sin hesitación desde el poder alemán.

En La Argentina aparecieron émulos de Mussolini, surgidos de la derecha conservadora, con la Liga Patriótica, opositora sin concesiones al gobierno radical y ciegamente anticomunista, con ligazón en el ejército. Su conducta surgiría en 1930.

Las noticias llegaban atrasadas a Casbas, cuyos líderes se inquietaban por hacer obras sociales, observando la política de reojo, pero sin despreciarla. Habría tiempo para ejercerla. Como lo hubo. Lo importante consistía en reclutar socios, impulsar a la Sociedad en organización y medios monetarios para hacer obra. No había otra. En simetría al pueblo, en el que se abrían negocios, se construían casas, llegaba gente. La estación, sabiamente conservada por las autoridades  y el pueblo, reunía entonces a personas. Algunas, retrasadas en el tiempo, oían el pito agudo de la locomotora cercana al tanque de agua –también de pie- y corrían hacia la estación por ver las caras nuevas o los viajeros esperados. Se convirtió en la cita obligada, durante años, hasta que un gobierno equivocado, cuatro décadas más tarde, anuló el servicio.

En representación de lo que significó para el pueblo, para la civilización, la estación de Casbas desafía a la eternidad, reivindicando a los pioneros y sus descendientes.

 

Las primeras romerías

Fueron las romerías españolas del l7 al 20 de Febrero de 1922 que pusieron a prueba, tanto su capacidad organizativa, como la imaginación de los pioneros. La hicieron bien y les dejó saldo positivo. Pero era insuficiente. Siempre se necesitaba más de lo recaudado, porque las expectativas superaban a los recursos.

El 17 de Abril, lunes, se cumplió el año de la fundación. La retrospectiva  mostraba satisfacción, pero la constante era seguir avanzando.

Se había tomado contacto con entidades colegas y se proyectaba participar en reuniones regionales de las Sociedades Españolas. El nombre del pueblo se promocionaba en otros lugares y a los colegas se les contaba las cosas y de ellos se tomaban otras, para aprender. Porque el aprendizaje es un don de los inteligentes sin restricción de edades.

El 12 de Octubre de 1922 asumió la Presidencia de la Nación, el doctor Marcelo T. de Alvear, heredero elegido por su antecesor Hipólito Yrigoyen.

 

La expansión

Se reformaron los estatutos para obtener la personería jurídica y en el tarde del 24 de Diciembre, Alejandro Caride fue elegido presidente honorario de las romerías en su condición de socio protector. Estos títulos bastaban para conocer su participación.

Casbas ya tenía un “Foot-ball Club” y la Societá Italiana presidida por Pedro Mare, otro pionero.

1923 se inauguró con la oficina de Correo y Telégrafos, con su jefe Tomás Manieri.

El 2 de Abril la Sociedad compró siete solares en la manzana 6 por 700 pesos; cuatro solares en la misma manzana, que pagó 400 pesos a Perfecto Rodríguez y 3 solares más en la manzana 21 de Solari por las que obló 1.600 pesos en efectivo.

Con esa capitalización, don Alejandro Velazco debió viajar sereno y con sus mejores galas a Bahía Blanca para ser el vocero de la sociedad casbense en el Congreso de la Federación de las Sociedades Españolas, ¡Faltaba más! Frase acuñada constantemente por su esposa, doña Margarita.

El segundo período, se inauguró con la presidencia de Ricardo Goñi y rotación de cargos de los primeros nuevos integrantes, como Dativo Diez, Fransisco Etchegaray, Alfredo Mendez Calzada, Antonio Morales, Alberto Alonso.

 

Se inaugura el Prado

En la primera reunión de la presidencia de Goñi, se resolvió cercar el predio, forestarlo y proyectar el ingreso, diseñando un gran portal en semicírculo en cuyos costados hacia arriba semejaran dos castillos y hacia abajo dos ventanas, símbolo de la vieja arquitectura española. A don Predro Grecco se le encargó la construcción.

El Prado Español se inauguró efectivamente como se previó, el 12 de Octubre de 1923. La fiesta se extendió dos días. Don Benjamín Berdión presentó su cinematógrafo, por primera vez en Casbas, el 12 mismo. Quien esto redacta, vio con lágrimas, la acción de la máquina demoliendo los restos del edificio de don Benjamín, en Noviembre de 2000.

 

Damas en acción

Para las romerías españolas –22, 23 y 24 de Marzo- se formó la comisión de damas: Margarita A. de Velazco, Joaquina A. de González, Antonia T. de Goñi y Amparo A. de Carbajo.

Implicó una renovación, en un ambiente dominado por el paternalismo.

Mario Zubillaga, intendente del partido de Guaminí, fue el invitado principal.

El 4 de Mayo hubo renovación de la directiva. Asumió la presidencia José Vega. Para Junio, la sociedad tenía 234 socios activos.

Había extendido sus acciones sociales. Realizaba obras de teatro, bailes y otras manifestaciones culturales.

El doctor Justo Condesse atendía a los asociados.

Ese año no se celebró el 12 de Octubre, por causas económicas, lo cual se repetiría, dado que lo fundamental era preservar fondos para la atención de necesidades primarias.

 

Infaltables mascaritas 

La Sociedad no dejaba de festejar el carnaval, de organizar las romerías. En los cuatro años anteriores fueron suficientes para ganar estatus institucional.

El carnaval, fiesta popular, bulliciosa, con mascaradas, comparsas, y otros festejos, hoy casi olvidado y convertido en mercantilismo turístico.

Son los tres días que precedían al miércoles de ceniza.

Resultó bueno ese año de 1925.

El 14 de Junio fue renovada la comisión directiva. Perfecto Rodríguez  resultó presidente, quien 41 días después inauguró la usina eléctrica. El Otto Deutz 40/45 AP, con generador Siemens Schukert de 30 KW, emitía su bum-bum desde su chimenea expulsando el humo al compás de esa latencia. El relé conectaba y desconectaba la relación entre el motor a explosión y el generador de electricidad.

El bum-bum se incorporó a los ruidos habituales del pueblo.

La conmemoración del 12 de Octubre fue modesta: sólo una exhibición cinematográfica, en lo de Berdión.

 

Con personería.

El primer día del mes aniversario de 1926, la Sociedad Española de Socorros Mutuos de Casbas, tuvo Personería Jurídica. Veintiocho días antes, se había hecho cargo de la Dirección de la Escuela Nacional 103, la señorita Sofía del Valle, quien enseñaría las primeras letras a muchos casbenses, durante veintiún años.

Se decidió que la Comisión Directiva continuara en funciones otro período. La farmacia de don Manuel Alvarez, “El Pato”, se incorporaba a los servicios brindados por la Sociedad a sus socios. Entonces ocupaba la esquina donde hoy está emplazada la sucursal del Banco Nación. 39 socios fueron atendidos ese año en el Hospital Español de la Capital Federal.

Casbas seguía creciendo y también su área rural. La Sociedad no se quedaba a la zaga. En Octubre se inauguró el parque de Juegos Atléticos donado por don José Bilbao, otro pionero que está grabado en la memoria de todos.

 

Romerías con bombas y nuevo cine 

Fueron cuatro días de romerías en Febrero de 1927: 18,19,20 y 21. A la mañana temprano las bombas despertaron a los dormilones, sin ninguna compasión. Fueron disparadas frente al consultorio del doctor Condesse, casi el centro geográfico, como para que todos escucharan. A las 21 en el cine Berdión, exhibieron la película española “Para toda la Vida” con un mensaje optimista, concebido en el marco de la ideología dictatorial y fascista del general Primo de Rivera, prólogo del franquismo. Este preceptor político de Francisco Franco había proclamado el “fin de la oligarquías políticas” para sustituirlas por el principio de las oligarquías militares.

Los pioneros de la Sociedad Española estaban motivados por los recuerdos de España, cargados con la nostalgia de la pertenencia a un pasado fundido en el amor de sus abuelos, padres, hermanos, que seguían en la península y al terruño con afecto indestructible. Y por lo mismo, superior a toda ideología política.

Al despuntar el alba del 19, las bombas. A las 9, la comisión de fiestas se lanzó a las calles para convocar al pueblo con sus banderas al Prado y de ahí visitar a la Sociedad Italiana, para que tanos, gallegos, vascos, mostraran sus estridencias sin distinciones e identificados en lo esencial: Casbas. El destino de cada uno y de todos lo contenía ese pueblecito del oeste de Buenos Aires, surgido junto a la zanja. Quizá ignoraban que avanzaban sobre el lecho de un mar existente cinco mil años antes de Cristo.

Tanos, gallegos, vascos, criollos, saludaron a las autoridades, seguidos por chiquilines que giraban matracas, maltrataban tambores y con sus chifles, no permitían escuchar los esfuerzos artísticos de los musiqueros. Y volvieron al Prado, sintético refugio contenido de recuerdos, que aparecían al trasponer el portal español. El profesor Rossi con su orquesta marcaba los sones, casi sin parar de 16 a 19, para retornar a las 21.

El día 20 tuvo tono deportivo, a partir de las bombas, el desfile con los saludos a la gente, (“¿Estos no son los mismos de ayer?”), preguntó uno de esos chicos inteligentes pero inoportunos. Para quienes se animaron, una carrera de resistencia en torno de la plaza, salto a la garrocha y a las 13 los burreros de parabienes en la pista local. A las 16 comenzó la milonga sin otra limitación que la resistencia de los bailantes.

El 21, las inefables bombas atronaron hasta los pajaritos y los despertaron. A las 9 desfile de saludo. Una hora más tarde la cancha de pelota de Herrero (que debiera ser declarada de interés público) se pobló de fanas, algunos con sus dedos entrelazados de billetes de dos y cinco pesos –los primeros producidos por la Casa de Moneda en 1898,- desafiando a unos y a otros a favor de las parejas contenidas por el frontón y las dos paredes. Fueron años que formaron buenos pelotaris. Lamentable que este querido pueblo haya quebrado esta tradición. De esta habilidad física, se pasó a la versatilidad conductiva de quienes tenían automóviles. Se dispuso andar lento, lo más lento posible en los 200 metros cuadrados de la pista. Ganó el último, difícil de admitir en el mundo tuerca. Entonces, nuestros abuelos carecían sabiamente de apuro (y los vehículos los ayudaban).

El tango y la jota constituyeron la siguiente habilidad de la jornada. Don Santiago Apellaniz, cobraba el ingreso en el pórtico. (Mas tarde se mudaría a Casey ) la parada del tren, bautizada con uno de los precursores de Pigué, Eduardo, millonario que murió en la miseria –se suicidó- arrojándose debajo de un tren que él ayudó a instalar. El último día de romerías se despidió con los primeros rayos de sol acentuando los rasgos cansados de los postreros bailarines, en tanto sulkis, breches, y hombres de a caballo, rumbeaban a las chacras, cansinamente.

No todo fue diversión en esas romerías. También mostraron acumulación patrimonial. El presidente, Perfecto Rodríguez, firmó la escritura de los terrenos de la Sociedad, secundado por Raúl Caride, Juan Martínez, Eduardo Diestro y Eugenio Bilbao.

En Setiembre comenzó a exhibir películas el Hotel Castilla, donde seis años antes nació la Sociedad. Presento  “Bajo la superficie”, en doce actos. Se inició una sana competencia con Berdión. Las familias, con varios hijos cada una, se esforzaron por brindar lo mejor al público, que incluyeron números vivos. Hubo un criollo, Caballero de apellido, que se posesionó tanto durante una escena de Juan Moreira, representado por el actor Lippi, que parándose gritó: ¡Guarda atrás!, en momentos que Moreira era atacado por un partida. Los espectadores, alarmados, también dejaron sus asientos, pero se calmaron al notar que don Caballero, hombre neto de campo, se había “metido” en la película como si fuera parte.

Don Berdión no se quedó quieto, por el efecto risueño que generó en el pueblo el episodio. Intuitivo marketinero, decidió “copar” el nuevo aniversario del 12 de Octubre y ese día mandó mostrar varias películas. Incluyó la costumbre de pasar dos por sección.

 

Asesinato absurdo

El 6 de Febrero de 1928 fue asesinado el médico Justo Condesse, persona querida en el pueblo, facultativo de la sociedad. Lo reemplazó el doctor Julio C. Pereira.

Entre Abril y Noviembre se radicó en Casbas el doctor Arturo Umberto Illia, futuro presidente de la Nación. El profesor Illia Secretario General de la Presidencia de la Nación confirmó que el Presidente estuvo en Casbas en 1928. Fue en oportunidad de la entrevista concedida en 1964 a miembros de la Comisión Promotora del Hospital, acompañada por el periodista Jorge Harold Elorza, conocido del ex Presidente.

Del 10 al 14 se desarrollaron las romerías.

Hacia mitad de año, las expectativas públicas quedaron centradas en las elecciones nacionales.

La U.C.R. decidió proclamar a la fórmula Hipólito Yrigoyen – Enrique Martínez, que se impuso en los comicios del 12 de Julio.

Al cierre de 1928, la Sociedad Española registraba 218 socios.

 

Divertida Satisfacción.

Como destacamos más arriba, las damas aumentaron su participación en los eventos. Además de sus aportes de índole social, idearon una divertida satisfacción: carrera de sortija en automóvil, el 10 de Marzo de 1929 en plenas romerías.

Esos días también se lanzaron fuegos de artificio, precedidos por la salva de bombas desde el amanecer. Se incorporó un tono folclórico: doma de potros y otras manifestaciones criollas.

El 26 de Mayo se reeligió a la comisión directiva, presidida por Perfecto Rodríguez.

 

Adelante pese a todo

Durante 1930 se agudizó la crisis económica financiera que se inició en 1929, principalmente en Estados Unidos. Sus coletazos se hicieron sentir en la Argentina, obligada a reducir su oferta exportable de granos y carnes.

Se le sumó el golpe de Estado del 6 de Setiembre, instalando en la Presidencia al general fascista José Félix Uriburu y al jefe de los conservadores y terratenientes.

Enrique Santamaría, en la vicepresidencia.

La Corte Suprema de Justicia dio la acordada de reconocimiento al gobierno usurpador, sentando un antecedente nefasto en el país.

No obstante, la Sociedad Española debía seguir con sus obras.

Solicitó la exención del impuesto territorial que grababa sus propiedades, y lo logró. Continuó con sus propuestas artísticas y autorizando partes médicos e internaciones el doctor Nicolás Pippo atendía a los socios con problemas de salud.

En el plano nacional, se agudizaba el enfrentamiento político entre conservadores, partidarios de la dictadura y el radicalismo, que estaba proscripto.

Por la crisis en el pueblo se redujo la expansión.

 

Efectos de la crisis

En 1930 se produjo el colapso mundial mostrando que el modelo primario-exportador, adoptado por la Argentina desde 1880, se convirtió en inviable. Se contrajo la economía, el ingreso y el empleo y el país tuvo un severo desequilibrio de sus pasos internacionales.

El librecambio agravó la crisis y el gobierno conservador decidió intervenir directamente en la economía, estableciendo control de cambios, regulaciones en la producción de cereales y carnes, reforma impositiva y otras decisiones para reactivar la demanda.

Se iniciarían décadas intervencionistas y el proceso sustitutivo de importaciones, que se clausuraría en 1975.

En ese marco, la situación del agro era grave, repercutiendo en las normales actividades del pueblo.

El año 1931 estuvo marcado por esa situación.

En Enero renunció Perfecto Rodríguez, siendo sustituido por Pedro R. Rodríguez al frente de la sociedad.

 

Se consolida el régimen

En 1932 el general Uriburu le pasa la presidencia a otro general, Agustín P. Justo, educado técnicamente en Alemania. Fue el candidato de la concordancia, compuesta por las diferentes tonalidades de la derecha y un crepúsculo de los socialistas. Llegó a la Casa Rosada apoyado en votos fraudulentos y la UCR proscrita. Su compañero de fórmula fue el doctor Julio Roca, hijo del general. Julito era abogado de empresas inglesas y desde ese sitial no ocultó sus simpatías con esos intereses.

Justo-Roca desarrollaron las políticas concebidas y puestas en marcha por Uriburu de contenido contradictorio: nacionalistas en economía, con distribución preferencial hacia los grupos económicos y antidemocráticas en política.

Aquí, en Casbas, la Sociedad logró rebaja de impuestos del 50%. Renunció a la presidencia Pedro R. Rodríguez y la ocupó Ricardo Goñi. Rodríguez había sido confirmado en el cargo el 5 de Abril y desde esa función impulsó las romerías de fines de Marzo.

El 12 de Octubre se festejó. Silvio Morosini, con temple y porte de actor, organizó la velada teatral.

Atenuada la crisis económica, en 1933 la asamblea de la Sociedad aprobó la compra de 7 solares. El día 23 de Abril se le renovó el contrato a Ricardo Goñi.

Las obras teatrales aportaban creatividad y recursos económicos a la entidad.

En Agosto, se montó una obra con los aficionados Juan Gangale, Manuel Balado, Eloína Balado, Manuela Benítez,  Herminia y Ana María Elorza y Laudelino Pagola.

El 12 de Octubre se realizó otra velada teatral de la compañía Perelli, con la colaboración de la Sociedad Italiana.

Se homenajeó al escribano Miguel García Mérida y al doctor Fernándo Méndez Calzada, por haber asesorado en los trámites de compra y escrituración de terrenos.

 

Romerías a toda orquesta

En Febrero –los primeros días- de 1935 la Sociedad se jugó con todo para las romerías: presentó el Centro Musical Hispano “Juventud de León” de Capital Federal, con 14 ejecutantes. Formaban una típica, jazz, banda y cuarteto de gaita.

Los días 9,10 y 11, los distintos compases envolvieron a los habitantes, un tanto aliviados económicamente por la dilución de la crisis.

Ese año, se firmó el Pacto Roca-Ruciman, por el cual nuestro país se convirtió en proveedor privilegiado de cereales y carnes a Gran Bretaña y ésta en ofertante de productos con valor agregado.

Se creó el Banco Central, cuyo primer gerente general, el joven economista Raúl Prebisch, escribiría doce años después sobre teoría de la dependencia en América Latina.

En la provincia de Buenos Aires gobernaba Manuel Fresco adorador de Mussolini.

En su despacho exhibía un retrato del dictador italiano. Por estos lugares, la pelea –no sólo política- entre conservadores que detentaban el poder y los radicales, se reinició, aunque con prudencia: del intercambio de tiros en el 30 –incluido el asesinato de Condesse- se usaron puños. Don Battuone, radical, le aplicó un puñetazo a Don Ochoa –caudillo conservador- durmiéndolo casi un minuto. La refriega ocurrió en la estación  de Guaminí, al encontrarse de frente. Se lo habían prometido antes, en el calor de una discusión, que se matarían, si fuera necesario.

Durante las reuniones de la Sociedad, esa anécdota fue mencionada reiteradamente.

Cuando un miembro disentía en algo, algún colega, en broma, lo amenazaba: “Votá a favor porque sino llamamos a Battuone!”

 

Dolor en los españoles. 

En 1936, los españoles se mataban, enfrentamiento bélico derivado de ideologías irreconciliables. Fue una guerra civil oxigenada desde afuera.

Los miembros de la Sociedad latían de dolor, embargada por el sentimiento de su patria en disolución y la sangre derramada de parientes y amigos.

Desde Casbas enviaron ropas, alimentos y dineros, recaudados en reuniones, manifestaciones culturales y artísticas.

El entrenamiento y hasta diversión, fueron medios necesarios para el fin benéfico.

Es que la necesidad contiene razones prácticas que la teoría de ética suele no admitir.

Pero en el caso, el fin justificó los medios.

Los españoles de Casbas extendían su dolor por la Madre Patria, usando el sentido concreto de la existencia.

Don Alejandro Velasco renunció a la presidencia y asumió don Manuel Beneitez, (Gorra Blanca).

 

Embellecimiento y progreso

Este subtítulo fue extraído de los documentos originales y se refiere a Casbas.

Denota el esfuerzo de los habitantes y de sus instituciones, durante 1937-1938.

La Sociedad finalizó la obra de la carpa, que alquilaba a otras entidades para obtener ingresos.

 

La segunda guerra

Las Romerías del 11,12 y 13 de Febrero de 1939, estuvieron precedidas de graves noticias captadas en Casbas en las radios primero y luego en los diarios, que llegaban en el tren de las 16. Se relacionaban a las tratativas entre Inglaterra y Alemania para evitar la guerra. El expansionismo alemán que había anexado Austria y su socio político, Italia, había invadido Etiopía. Los italianos con blindados y otras armas modernas, contra las lanzas de los negros descalzos, del emperador Selassie.

Durante la asamblea de renovación, los miembros de la Sociedad votaron a don Antonio Morales para que ocupe la presidencia, acompañado por Ricardo Goñi de vice, secretario Pedro de la Iglesia, pro Teodoro Molina, tesorero Luis Perrotat y pro Enrique Arias.

Por esos años hubo buena actividad en el campo. Desde los países centrales se demandaban carnes y granos a la Argentina, que se acrecentaría durante la inminente Guerra. En 1939 se dio un punto de inflexión en la economía: aumento de la producción agraria y acentuación de la sustitución de importaciones desde aquellos países, con presencia cada vez más acentuada de empresas industriales de capitales argentinos. Se trataba sólo de pequeñas y medianas empresas, que fueron talleres una década atrás.

En Febrero de 1940 renunció Antonio Morales, haciéndose cargo Ricardo Goñi. La Asamblea votó a presidente a don Manuel Barrueco, vice a Juan Salgado, secretario Ricardo Blanco, prosecretario Prudencio Urtasun, tesorero Terencio González y pro Gonzalo Horas. La guerra en Europa se extendía: Inglaterra le declaró la guerra a Alemania por la invasión de ésta a Polonia y los franceses fueron sometidos por el ejército nazi. Hitler desfiló por el Arco de Triunfo y les hizo firmar una rendición humillante a los franceses en el mismo vagón en el cual veintiún años antes suscribieron similar humillación en Versalles sus compatriotas.

En la Argentina se observaba una clara división entre pro-alemanes  y pro-ingleses y al entrar en guerra Estados Unidos, entre el Eje y los Aliados. Estas posturas tendrían incidencias en futuros acontecimientos nacionales. En el mismo Poder Ejecutivo había división: el Presiente de la República –asumido en 1938- Ricardo M. Ortiz (de origen radical) a favor de los Aliados y el vice, Ramón Castillo (origen conservador) simpatizante del fascismo y nazismo.

 

El 3 de Octubre del 40, la comisión pro templo, presidida por Miguel Angel Mérida, lo inauguró y el 12 se festejó el Día de la Raza. La Sociedad cerró ese año su balance con 177 asociados.

 

El 17 de Abril de 1941 se cumplieron 20 años de la Sociedad Española de Socorros Mutuos. Con picos y descensos estuvo funcionando en bien de la comunidad. El Comisionado Municipal, doctor Enrique de Luzarreta, envió un saludo. Se sirvió una comida para homenajear  a los fundadores.

 

Durante Enero de 1942 se realizaron bailes populares y en Febrero los cuatro bailes de las romerías. La orquesta era de Casbas, dirigida por Hiriart.

La asamblea de la Sociedad renovó su directiva, designando presidente a Enrique Arias Fernández, vice a Pedro R. Rodríguez, secretario a José Julián Elorza, pro a Manuel Santo Domingo, tesorero a Manuel Barrueco y pro a Feliciano Barbado.

 

En 1943, otra ruptura del orden institucional, pero a deferencia de 1930 socialmente fue implícitamente aceptada por la impopularidad del gobierno anterior, de tradición fraudulenta. En Casbas, algunos vecinos, como Manuel Arias, colocaron la bandera Nacional frente a sus casas; Delfino, jefe de la estación, puso las banderas argentina e inglesa. El general Ramírez asumió la presidencia provisional, Farrel la vice y entre ellos en las fotografías, el coronel Perón, que a instancias de Farrel lo nombraron en el Departamento Nacional de Trabajo, tanto para satisfacer a uno de los integrantes del GOU (oficiales Unidos) que activaron el golpe. Todos conocemos las consecuencias de ese nombramiento circunstancial.

En el primer semestre, la Sociedad tuvo liquidez porque las romerías dejaron buena renta en Febrero- ingresos adicionales provenían del alquiler del salón, que exhibía baldosas nuevas y el predio, alquilado para circos.

Don Barlolomé Alduncin, intendente del partido decidió que ese año el 12 de Octubre se festejara en Guaminí, que mostraba calles asfaltadas. La Sociedad con su gente y banderas irrumpió por el ingreso al son de las estridencias de la banda. La indumentaria roja y amarilla, los estandartes con el logo de la entidad, ponían el colorido. Música, color y la numerosa delegación connotaban mensaje de organización, poder y sensibilidad social. Había que impresionar a los guaminenses. Y se logró.

 

Apoyo a los sanjuaninos

El terremoto en San Juan movilizó a los miembros de la sociedad que hicieron una colecta. Don Terencio González ocupó la presidencia, secundado por Enrique Arias Fernández, secretario Angel Pascual, pro Raúl Goñi, tesorero Benjamín Berdión (h), pro Rogelio Marín. Comenzaron a surgir en cargos sociales los hijos de los pioneros, como Efrén Marañón, Héctor Carbajo y otros  que se sumarían. En 1944 se proyectaron obras de ampliación en la sede, como el escenario.

En 1945 ingresaron a la directiva Julio Marroquín, como vicepresidente, prosecretario Rogelio Marín y pro tesorero Manuel Santo Domingo. Financieramente la situación no era buena, por lo que pidió un crédito de 1000 pesos a la firma Salaverri, Avendaño Hnos y Cía, para cancelar deudas pendientes. El ingreso salarial promedio en el país se ubicaba en torno de los 140 pesos, en esos años. Cinco días después de festejarse el Día de la Raza, un movimiento popular, sustentado en los sindicatos, umpuso el retorno del coronel Perón al gobierno, desplazado el 8, día de su cumpleaños, por las comandancias del Ejército y la Marina.

Desde el balcón de la Casa Rosada, Perón se convirtió en Perón esa noche y en Febrero de 1946 ganó las elecciones a la Unión Democrática.

En el Partido de Guaminí resultó electo el candidato peronista, don Manuel Arias.

El 17 de Octubre fue encumbrado, desde entonces, como Día de la Lealtad y declarado feriado nacional.

 

Rédito

Las romerías daban buen rédito. En 1946 dejaron un superávit de 1800 pesos. Y se registraban los ingresos extras, por alquileres. La Sociedad de Fomento, presidida por Fabriciano Cordero, organizó los carnavales el 3,4,9 y 10 de Marzo. Y también la Sociedad Portuguesa. En la asamblea de ese año asumió la presidencia de la Sociedad, don Francisco Echegaray.

El Club Atlético Empleados de Comercio realizó su primer baile en las instalaciones de la Sociedad. Se eligió reina a la señorita María Esther Branda.

Se festejaron los 25 años de la fundación de la Sociedad, con bailes, actos de camaradería, juegos, fuegos de artificio. Se colocó una placa en el busto del doctor Justo Condesse.

Fue ampliado el salón, financiado con un crédito de 5000 pesos acordado con la firma Salaverri, Avendaño Hnos. y Cía.

En 1947 se modificaron parcialmente los estatutos y Benjamín Berdión (h), se hizo cargo de la vice presidencia y se realizaron varios bailes, amenizados por la orquesta de Pedro Hiriart, denominada Novel.

En 1948 fue electo presidente don Esteban Basail, secretario Francisco José Incera y tesorero Francisco Herrán. José Julián Elorza reemplazó en la prosecretaría a Feliciano Barbado.

Como siempre, las romerías fueron organizadas por la Sociedad. En 1949 se desarrollaron el 12 y 13 de Febrero.

Se adelantaron al 28 y 29 de Enero en 1950, pero el primer día de este año fue recibido con un baile popular. Se instituyó el año del Libertador General San Martín, al cumplirse un siglo de su muerte.

Asumió la presidencia don Arseñio Arias Fernández, secretario Luis Lázaro Goñi, tesorero Teodoro Balado y pro Esteban Basail.

Con el patrocinio de la intendencia Municipal se recordó el 9 de Julio en 1951 y el 12 de Octubre un baile popular. El 17, se inauguró la plaza Justo Condesse, con la presencia del intendente Manuel José Arias.

En sesión extraordinaria,  la totalidad de los socios presentes aprobaron rebajarse al 50% el socorro por medicamentos.

Las romerías se hicieron el 19,20 y 27 de Enero en 1952. En la asamblea del 6 de Abril, se votó para que Fabriciano Cordero se hiciera cargo de la presidencia, quedando como secretario Jesús Fulgencio y tesorero Atilano Fernández.

En Febrero hubo elecciones generales siendo reelecto Juan Domingo Perón, acompañado por Alberto Tesaire. La UCR presentó la fórmula Balbín Frondizi.

Ese mismo año, el 26 de Junio, falleció Eva Duarte de Perón.

La Sociedad fue informada que el extinto Eugenio Bilbao dejó un legado a la institución.

En 1953 la Superintendencia de Personas Jurídicas dispuso que la comisión directiva debe ser elegida cada dos años. Se convocó a asamblea y a elecciones por lo cual se eligió presidente a Enrique Arias Fernández, vice Fabriciano Cordero, secretario Terencio González, pro Atilano Fernández, tesorero Jesús Fulgencio y pro José María Blanco. Antes de asumir, falleció don Atilano Fernández, siendo reemplazado por Raúl Goñi.

Durante ese año se recaudaron fondos para construir una vivienda y para sortear a fines de 1954. Resultó beneficiado Antonio Orquizú, quien posteriormente se la vendió a Alberto Meloni. En Marzo renunció a la presidencia Enrique Arias Fernández y asumió Fabriciano Cordero.

 

Otro quiebre

Durante 1955 fueron producidos hechos políticos e institucionales relevantes en el país. El 3 de Abril fue renovada totalmente la comisión. José María Blanco fue electo presidente, vice Terencio González, secretario José Julián Elorza, pro Angel Pascual, tesorero José Muniello (h) y pro Daniel Blanco.

El 16 de Junio aviones navales bombardean la Casa de Gobierno y Plaza de Mayo.

Hubo 200 muertos. El almirante Gargiulo, infante de Marina, se suicida en el edificio del arma, ubicado entonces a 300 metros de la Casa rosada. Los aviadores atacantes se refugiaron en Uruguay. Nunca se supo que pidieran perdón o se los castigara por haber producido la muerte de inocentes civiles que caminaban o viajaban en transportes públicos. Esa noche, fue incendiado el Jocquey Club, ubicado en Florida entre Tucumán y Lavalle, la sede de los socialistas, la Casa Radical y varias iglesias. La fuerza de choque del peronismo, Alianza Libertadora Nacionalista, realizó esos operativos.

La situación política no fue la misma desde ese día; tampoco el gobierno. Perón endureció su posición frente a los opositores, incluida la iglesia. Desterró a dos sacerdotes acusados de conspirar. El 31 de Agosto Perón presentó su renuncia buscando justificar la concentración de sus partidarios en la Plaza de Mayo, que se cubrió de gente. Logró el apoyo. Al día siguiente, convocó a la pacificación nacional.

Arturo Frondizi, en nombre del radicalismo puso condiciones, que Perón no aceptó. Entre el 2 y 18 de Setiembre, la situación política se tensó. La CGT pidió armas para defender al gobierno y a las conquistas sociales. Perón se las negó, aduciendo que debía lograrse la pacificación. En realidad, el presidente consideraba peligroso armar a los obreros, aunque en el fondo de su sentir los consideraba más fieles que sus compañeros de armas. El 20 de Setiembre fue derrocado por sus compañeros de armas, con apoyo civil. Hoy los trabajadores siguen siendo peronistas, no obstante sus padecimientos, generados inclusos por gobiernos justicialistas.

El 21 de Setiembre asumió la presidencia el general Lonardi, un ferviente católico.

 

Fiel a su función.

El 4 y 5 de Febrero fueron las romerías, con el éxito de siempre. Nadie entró sin pagar, consigna la documentación tan precisa trabajada por Mario Alvarez. Es que a cargo de recibir las entradas se lo implantó a Benigno “Nino” Fiel. Su nombre y apellido simbolizan su comportamiento: bueno en su hacer y fiel en su responsabilidad. “Se acabaron los colados” tronó Nino. Y cumplió. Los controladores de la década del 40 fueron permisivos con los chicos. Fiel sentenciaba: “Si voz no podes pagar, que pague tu padre”. Tuvo razón.

Ese año se proyectó mejorar las instalaciones de la Secretaría y Depósito, misión encargada a García, Castañeira y Montanari.

Al año siguiente –1957- las romerías fueron organizadas por el club Villa del Parque, al que se le renovó el contrato para uso de las instalaciones. El 31 de Marzo se dio un paso importante para el pueblo: por el decreto Nº 46 de la Municipalidad, la Comisión Pro Ampliación de la Sala de Primeros Auxilios Cesáreo Naredo, pasó a ser la Comisión Pro Construcción Hospital de Casbas.

El 7 de Abril cambiaron las personas de la comisión. Asumió la presidencia Francisco Carbajo, la vice José Julián Elorza, secretario José Muniello (h), pro José María Blanco, tesorero Daniel Blanco y pro Terencio González. La asamblea decidió vender 6 solares de la manzana 6 para invertir en mejoras del edificio social. Se hizo remate público por la firma Marañon y Cía. sin cargo alguno.

Compraron Rodolfo Incera, René Pereda, Walter Enzo Orsi, Juan Alomar, Jorge y Raquel Bhllman.

También en 1958 Villa del Parque organizó las romerías. Fue el año de cambio de la dictadura denominada Revolución Libertadora, se pasó al gobierno constitucional –pero condicionado- presidido por Arturo Frondizi. Don Arturo llegó con votos prestados por el peronismo, a cambio que haga algunas reformas y el consentimiento de militares, a cambio que no hiciera las reformas pro peronistas.

Envuelto en esa contradicción, Frondizi intentó equilibrar los intereses contrapuestos. Se mantuvo cuatro años, hasta que los intereses en pugna lo voltearon. No hizo poco para llegar a la Presidencia de la Nación. Además de negociar con Perón, algo parecido al abrazo del oso, rompió la Unión Cívica Radical.

El 5 de Abril de 1959 se cambió la directiva. Se eligió presidente a Francisco Herrán, vice a Gonzalo Horas, secretario a Francisco Carbajo, pro Daniel Blanco, tesorero a Angel Pascual y pro José Muniello.

Regulando los recursos monetarios, siguieron las obras. Se colocó el cielorraso del local y de la cantina y pintarlos, tareas encomendadas a Rubén Balado, por ser “lungo”, según dicen los memoriosos.

En 1960 se registraron dos acontecimientos relevantes para el pueblo: el 9 de Marzo se fundó la Cooperativa  Eléctrica de Casbas, con la presidencia de Terencio González  y el 29 de noviembe comenzó la obra de edificación del Hospital de Casbas, bajo la dirección del ingeniero Eduardo López.

El 5 de Marzo se aprobaron ingresos de Alberto Alonso, Rodolfo Incera, Efrén Homero Marañon y Rubén Balado, se licitó cantina y salón de actos, ganando Pablo Videla y Antonio Juan. A nivel deportivo se fundó el Casbas Moto Club.

 

Cincuentenario

Las últimas romerías organizadas por la Sociedad fueron las de 1961, el 4 y 5 de Marzo. El 2 de Abril fue renovada la comisión directiva. José María Blanco presidente, vice Benigno Fiel, secretario Teodoro Balado, pro Baltasar Calvo, tesorero José Julián Elorza y pro Angel Pascual.

Se cumplió el cincuentenario del pueblo, 11 de Noviembre. Participó el doctor Oscar Alende, gobernador de la provincia. Llegó acompañado por los ministros de gobierno, Felipe Díaz O´Kelly y el de economía Aldo Ferrer, quien sería ministro de economía de la Nación y presidente del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Hubo baile, desfiles escolares, de las fuerzas vivas, un asado espectacular en el campo de Moralejo.

Se colocó un monolito frente a la Delegación Municipal. Mabel Pilo fue elegida reina de belleza. Llegaron ex residentes, que alojaron en casas de parientes  y amigos. En ese día, la Sociedad puso de relieve el sentido de solidaridad y participación de uno de los pioneros de 1921: don Francisco Carbajo. No obstante su edad, estuvo en todos los eventos del cincuentenario.

El cierre de la jornada  fue el baile en un galpón del ferrocarril Midland, uno de los anulados por el gobierno de Frondizi. La orquesta de Oscar Alemán –un grande de la música popular- metió su jazz en el ánimo y cuerpo de todos. Cuando Febo asomaba desde el Este, el gran negro se despidió de los casbenses, titilando su guitarra eléctrica y cantando Cuando los Santos Vienen Marchando.

 

Otro golpe

La sociedad decidió vender los lotes 7a, 6b y 6a para capitalizarse, adquiridos por Oscar Fernández y Cesar Navarro. Estaba funcionado la Cooperativa Agrícola de Casbas Ltda., presidida por Pedro García y vice Armando E. Orsi.

El 28 de Marzo de 1962 la Marina encabeza un “punch” contra Arturo Frondizi, que las otras armas acompañaron. Al Presidente lo condenaron –sin sentencia- en la Isla Martín García.

Como el vicepresidente  había renunciado, asumió la Presidencia el titular del Senado, José María Guido. A este buen señor le hicieron la vida imposible, tanto los militares como los sindicatos. Además, los militares se enfrentaron a tiros, luego de dividirse entre azules y colorados. Contra lo expresado por los bandos, no se pelearon por la Constitución y el bien del pueblo. Simplemente se pelearon por espacios de poder en el gobierno.

 

Llega un buen hombre

Aunque presionado por los militares, José María Guido logró convocar a elecciones nacionales, pero manteniendo al peronismo en la proscripción. Vale recordar, que uno de los motivos del derrocamiento de Frondizi, un año antes, fueron las elecciones que el peronismo ganó en la provincia de Buenos Aires y cuyo triunfador, Andrés Framini, no pudo asumir porque Frondizi intervino antes la provincia.

La fórmula radical Arturo Humberto Illia, Carlos H. Perette, ganó las elecciones de 1963, con el 25 por ciento de los votos. El Justicialismo se abstuvo. Llegaba un buen hombre a la Presidencia de la Nación y gran demócrata.

El 20 de Enero se realizó un baile popular, con la orquesta Juventud Triunfadora. En el mismo mes se adjudicó la explotación de la cantina a Enrique y Armando Orsi.

El 7 de Abril –mes aniversario- la asamblea renovó la directiva, recayendo la presidencia en José Julián Elorza (Lean), vice Daniel Blanco, secretario José María Blanco, pro Teodoro Balado, tesorero José Muniello y pro Feliciano Barbado.

La Sociedad participó el 3 de Mayo de 1964 en el Congreso Ordinario de la Federación Regional de Sociedades Españolas. Teodoro Balado fue el representante. Los socios eran atendidos por los médicos Héctor Sosa, Eduardo Sanseau y René Pereda. En las instalaciones de la Sociedad, actuaron en un festival organizado por Villa del Parque, Juan Verdaguer, Niky Jones, Zulma Faiad, Ambar la Fox, Roberto Yanes y los Gavilanes de España. Para reunir fondos la Comisión Pro Hospital trajo a Aníbal Troilo, quién se negó a cobrar honorarios.

El 4 de Abril de 1965 se renovó la comisión, pasando a la presidencia José Muniello, de vice José Palomeque, secretario Rubén Balado, pro Feliciano Barbado, tesorero Teodoro Balado y pro José María Blanco.

Durante el año se repararon baños y construcción de nuevos y colocación de veredas, como obras de mantenimiento y pintura. Se amplió  en 200 metros el salón de actos y se vendió un lote, para contar con liquidez monetaria.

 

Muere Carbajo

El  5 de agosto de 1966 murió don Francisco Carbajo, miembro fundador y primer socio y presidente de la Sociedad.

Cuando alguien carga de hechos positivos su vida y se brinda a los otros, la muerte reivindica esa vida en la memoria de todos, como se aprecia hoy a 35 años del fallecimiento de don Francisco.

La Sociedad siguió con su rutina de mejorar las instalaciones en función de sus recursos.

Pero ese año de 1966 no sólo murió aquel querido pionero. También murió transitoriamente por siete años, la democracia. El presidente Illia fue derrocado por la camarilla miliar, manejada por Juan Carlos Onganía, “general con sexto grado y quince años de gimnasia”, según lo definió Juan D. Perón en un reportaje que le hizo quien redacta estas líneas. Fue testigo, este periodista, en la madrugada del 26 de Setiembre, en la Casa de Gobierno cuando el general Julio Alsogaray fue a desalojar al presidente de su despacho.

-“¡Usted viene a echar al Presidente de la República amparado por la Constitución Nacional!”, le espetó Illia. “¡Usted es un subversivo!”, añadió. Palabras cortantes con tono de voz fuerte y serena. El golpista balbuceó y dijo que lo “hacía en nombre de las Fuerzas Armadas de la Nación”. Illia lo remató: “¡Las Fuerzas Armadas de la Nación están subordinadas a la Constitución y al Presidente, que es el comandante en jefe!”, tronó Illia y fuertes aplausos lo respaldaron. El general y sus esbirros se retiraron, en columna de dos, como llegaron.

Por supuesto, las fuerzas armadas ya habían violado varias veces a la Constitución y echado a Presidentes, por lo que más tarde Illia se fue secundado por una compañía de gases de la Policía Federal.

Rechazó un auto oficial y con su hermano, el profesor Illia, abordaron un taxi y marcharon hacia la casa familiar, en Olivos.

El general Alsogaray, hermano del capitán economista, tuvo dos padecimientos, doce ó quince años más tarde. Uno de sus hijos fue montonero y cayó bajo las balas de los soldados del general Antonio Bussi, interventor en Tucumán. Y él murió aplastado por un colectivo, desgracia para cualquiera aunque aparentemente no digna para un teniente general, quien por un tiempo creyó ser héroe por intentar desalojar de su despacho, a un hombre desarmado, representante del pueblo.

No menor dolor que la de Carbajo, se sintió por la de Daniel Blanco, quien falleció el 15 de Agosto de 1967  en ejercicio de la presidencia de la Sociedad. Asumió Gonzalo Horas.

El 20 de Julio, la Comisión Pro Construcción del Hospital de Casbas, hizo entrega de la obra. La Comisión estuvo formada por Alberto Alonso, presidente, vice Enrique Orsi, secretario Manuel Zugazaga, pro Jorge San Juan, tesorero Fermín Alonso, pro Jorge Lastra, vocales titulares Antonio Matos, Santiago Torretta, suplentes Manuel Calvo, Raúl Agustín Bruschi, Homero Alfonso Colli y Rolando Moncet.

El ex Presidente Illia visitó Casbas ese año. Y por supuesto el hospital que apoyó a través del ministro de Salud, Oñativia.

En 1969 no fue posible organizar las romerías, por los altos costos que demandaba. El “realismo económico social” del dictador Onganía y su ministro Krieger Vasena, no sólo impidió esa alegría. Impidieron muchas otras en todo el país. El gobierno del Presidente Illia había inaugurado una política de exportaciones que generó buenas divisas, redujo la deuda externa y fomentó las producciones industrial y agropecuaria. Hubo saldos positivos en las balanza comercial y de pagos, entre la segunda mitad de 1963 y la de 1966. Onganía y Krieger desmoronaron esa política.

Pero en 1970, la Efigie, como se lo bautizó a Onganía, sus camaradas le cachetearon su soberbia y lo echaron de la Casa Rosada. Fue el 8 de Junio. Agustin Lanusse y las otras armas designaron a Levingston, un general de inteligencia con misión en Washington. Era un nacionalista, por lo cual se llevó mal con Lanusse, que adscribía a las máximas del liberalismo. Se trata de una esquematización, porque resulta forzado ubicar académicamente a un general de entonces.

Lanusse terminó desalojando a Levingston y se apoltronó en la Presidencia. Como le gustaba la política, le devolvió el cadáver de Eva Perón a su marido e intentó trenzar con los gremios y los empresarios. Todos le dijeron que sí, pero en cuanto traspasaban la guardia de los granaderos, empresarios y sindicalistas hicieron las suyas.

Durante 1970-71 no hubo grandes novedades en Sociedad, salvo los cambios habituales en la comisión. En ese año el presidente fue Gonzalo Horas. En 1971 asumió Alfonso Beneitez.

 

Dos pérdidas

El 9 de Marzo de 1972 falleció el ex presidente y secretario, Gonzalo Horas y diez días después Teodoro Balado, otra gran persona y pionero de la segunda camada de Casbas.

En 1973 se pavimentaban las calles del pueblo. El 9 de Setiembre asumió la presidencia de la Sociedad, Julio Marroquín, vice Raúl Goñi, secretario Alfonso Beneitez, pro Benjamín Berdión, tesorero José Muniello, pro José María Blanco. También la integraban Rodolfo Incera y Efrén Homero Marañon.

En ese año, a los militares les quemaba el poder y decidieron elecciones, aunque sin Perón, quien había regresado en tránsito en Noviembre del 72, dejando una estela de expectativas. La fórmula Cámpora Solano Lima triunfó y el 25 de Mayo asumió. La Plaza de Mayo se pobló, ganando las mejores posiciones los montoneros, quienes transmitían el traspaso del mando con una radio portátil a pocos metros del Salón Blanco de la Casa de Gobierno. Galimberti se había instalado en el despacho del Secretario de Prensa y Difusión de Cámpora, José María Castiñeira de Dios, el mejor poeta del peronismo y ex secretario de Cultura en 1951.

Lanusse y sus ayudantes debieron salir furtivamente por una puerta que dá sobre Paseo Colón. Pero Cámpora, “El presidente que no Fue”, como bien titula su libro Miguel Bonasso, estaba reprimido por la omnipresencia de Perón y la oligarquía conductiva del peronismo, que no congeniaba con el odontólogo, rodeado por jóvenes del peronismo. Mediando maniobras legales y parlamentarias, Cámpora se fue y asumió Lastiri, presidente de la Cámara de Diputados, yerno del mandamás López Rega, fetiche peligroso y arbitrario. Lastiri exhibió dos comportamientos: uno el de convocar a elecciones inmediatamente y otro cambiar corbatas dos o tres veces al día. (“Tengo 300”, declaró a la revista Gente).

La fórmula Perón-Perón sacó el 62 por ciento de los votos, seguida por la UCR, con cerca del 30 por ciento con lo cual peronistas y radicales expresaban a la ciudadanía, mutuo deseo de Perón y Balbín, según lo acordado. Perón-Perón asumieron el 12 de Octubre de 1973.

Don Julio Marroquín viajó a España en 1974, pasando el bastón de la Sociedad a Raúl Goñi, el vicepresidente, por unos meses. Ese año continuaron las obras de refacción.

El 15 de Enero de 1975 se alquiló el salón a una firma local, Sudoeste confecciones S.R.L. para fabricar camisas, supervisada por Sasson y Cía., importante empresa del rubro, que tiene la licenciatura  de Pierre Cardín, de París. 49 casbenses fueron ocupados en tal tarea. En ese año, fueron elegidas las autoridades del Casbas Auto Moto Club, presidido por Juan Alberto Monteiro Da Cunha, vice Ricardo Alfredo Regalía, secretario Abelardo Osvaldo Jauregui (h), pro Julio César Pascual, tesorero Abelardo Jauregui(p) y pro Jorge Norberto Arias.

El 8 de Noviembre se realizó la primera reunión intentando la autonomía de Casbas.

El 28 de Diciembre –Día de los Inocentes- la asamblea ordinaria eligió presidente de la Sociedad a Alfonso Beneitez, vice a José María Blanco, secretario a José Muniello, pro a Feliciano Barbado, tesorero a Julio Marroquín (regresado de España) y pro a Damaso Vega.

 

Otra vez

Juan Domingo Perón murió el 1 de Julio de 1974. Su mujer asumió la Presidencia ese día. Simultáneamente los militares comenzaron a planificar el golpe del 76. El 24 de Marzo de ese año se mandaron operativos comandos y coparon todo: el gobierno, las radios, los espacios geográficos estratégicos. El país fue ocupado por fuerzas, como si fueran extranjeras. Unos años después, con su habitual sabiduría, Jorge Luis Borges dijo: “Los militares argentinos son más peligrosos para sus compatriotas que para sus enemigos”, a propósito de la derrota en Las Malvinas.

Pueden resumirse tres hechos puntuales en la nueva dictadura, presidida por Videla, católico de misa diaria: 

  1. Terrorismo de Estado con represión generalizada, sin distinciones entre guerrilleros y gente que nada tuvo que ver.
  2. Apertura de la economía y predominio del capital financiero respecto del productivo, iniciándose así la desindustrialización del país y subordinándolo a los vaivenes del capital financiero internacional
  3. Y la absurda guerra de Las Malvinas que implicó meterse contra la OTAN, el mayor organismo bélico del globo. 

Un ministro del gobierno presidido por Galtieri, confesó a este periodista: “Esto es tremendo. Si lo hubiera sabido no aceptaba el cargo”.

Los registros no indican nada importante durante 1977. En Abril de 1978 la asamblea de asociados designó presidente a Alfonso Beneitez. Rubén Balado propició  tratar con al Sociedad Española de Carhué  para interiorizarse sobre la organización de los servicios sociales.

En 1979 se aprobó la memoria y balance. No hubo festejos el 12 de Octubre.

En Febrero de 1880 se hizo un contrato con el Centro Asistencial de Medicina de Casbas, para atender gratuitamente a los asociados en la aplicación de inyecciones, nebulizaciones, toma de presión y otros controles primarios. La Sociedad pagaba un monto fijo por esas prestaciones.

El 27 de Abril don Alfonso Beneitez fue elegido presidente. Una cena de camaradería recordó el Día de la Raza.

En 1981 fue aumentado el monto por los servicios del Centro Asistencial, pero la Sociedad los mantuvo. Es que la inflación se incrementaba, al compás de versiones sobre preparativos de guerra.

El Papa visitó el país para evitarla, pero la camarilla militar ya la tenía decidida, escudada en el falso argumento de la soberanía. Ellos querían salvar a su gobierno que se empinaba por el tobogán y creían que una supuesta heroicidad los salvaría.

 

Hacia la derrota

El 2 de Abril de 1982 ocuparon Las Malvinas. El comandante de los expedicionarios fue el general Menéndez, de zaga militar y “vendido” en su imagen pública como que pelearía hasta morir. Murieron muchos soldaditos, mal pertrechados y alimentados. Pero el general se entregó.

El país fue otro pos Malvinas y las Fuerzas Armadas también.

Alfonso Beneitez  siguió ejerciendo la presidencia en ese año de la derrota. Y nueva sangre se incorporaba a la gestión: Francisco José Incera, Efrén Marañón.

Durante 1982 se incorporaron nuevos socios.

En 1983 comienzan a arreglarse las veredas. Y también el país, porque a fines de año asume la Presidencia de la Nación Raúl Alfonsín, recibiendo una herencia nefasta. El país en bancarrota: deuda externa en 35 mil millones de dólares; industrias desnacionalizadas; alto déficit fiscal; preeminencia del capital financiero sobre el productivo; las tasas de interés duplicaban aritméticamente a la inflación. El ministro del “cambio estructural” fue Alfredo Antonio José Martínez de Hoz , cuya zaga se enroló en la oligarquía bostera del siglo XIX, según la definiera Domingo Faustino Sarmiento. “Alfredito, no quiere nada a los argentinos”, solía decir don Miguel Angel Cárcano, tío de aquél y ex canciller de Arturo Frondizi.

Con el advenimiento de la democracia, también se limpiaron los terrenos. Asumió la Intendencia el escribano Miguel Angel García Mérida, hijo de quien asesoró y colaboró con la Sociedad. Una nueva fábrica de camisas se abrió. La de Norberto Fresnadillo y Raúl Batista. Muy buena noticia, ciertamente.

Rodolfo Incera fue elegido presidente en la asamblea del 28 de Abril de 1984, pasando a vice Alfonso Beneitez, secretario Rubén Balado.

El 29 de Noviembre de ese año el senado y diputados de la legislatura de Buenos Aires declararon ciudad a Casbas.

El 20 de Abril se aprobó la memoria y balance y se hicieron donaciones al hospital Español de Bahía Blanca para el amoblamiento completo de una sala. En Octubre otro gran militante de la solidaridad social, don José María Blanco, falleció.

Existía preocupación porque se necesitaba incorporar socios, para lo cual se organizaron eventos culturales y deportivos. La Sociedad negoció con el intendente el pago de su asfalto.

En 1988 el festejo del Día de la Raza, resultó inolvidable, adjetiva la documentación. Se cocinó una gran paella, preparada por unos señores de Pigué, que la hacen todos los años el 3 de Diciembre, aniversario de esa hermosa ciudad vecina. Nos unen lazos históricos y culturales con Pigué. Dos intérpretes casbenses, Julio César Pascual y Horacio Santo Domingo integran las voces del Abra, conjunto exitoso que ha hecho conocer su arte en España. Y chicas casbenses han estudiado en Pigué. Bailarinas dirigidas por Charito de Madrid actuaron ese 9 de Octubre, como asimismo Antonio de Alarcón de Bahía Blanca y la agrupación coral de Casbas, dirigida por la profesora María del Carmen Blanco de Mare.

Tienda Los Vascos cumplió 75 años el 20 de Mayo de 1989. Gregorio Valdemoros y Manuel Caro la abrieron 3 años después de la fundación del pueblo. La herencia vocera asegura que el local mantiene su diseño original, bajo el cuidado y la seriedad comercial de Edgardo Navarro, que mantiene el origen de aquellos emprendedores.

Hubo que lamentar las muertes de otros dos buenos dirigentes de la institución: Fermín Goyeneche y Benigno Fiel.

En Julio de ese año, el Presidente Alfonsín renunció, imposibilitado en gobernar por el golpe de mercado y el trasfondo que lo generó: se dejó de pagar la deuda externa. Se impuso la hiperinflación, experiencia inédita en el país. Las elecciones las había ganado el Justicialismo, con sus candidatos, Carlos Menem y Eduardo Duhalde. Asumieron antes de lo previsto. De todos modos la hiper se prolongó hasta los primeros meses de 1991.

En ese estado de situación, todo proyecto era ilusorio y toda acción peligrosa. El 28 de Abril de 1990 resultó electo presidente de la Sociedad Manuel Rodríguez. El 12 de Mayo emitió sus primeras imágenes Casbas Televisora Color. Como antaño, el 7 de Octubre se celebró el Día de la Raza, con desfiles por las calles, adornados por bailes regionales de España a cargo de la profesora Charito de Madrid y su ballet. Fue servida una paella en El Ceibo. Todo estuvo como se planeó, pero faltaron las bombas de estruendo, como aquellas de 60 años atrás que hacían estremecer a los pajaritos y a los habitantes.

En Enero de 1991 se iniciaron los trabajos de la casa para instalar consultorio y sala de espera. Se amplió en 20 metros, lo proyectado.

Se autorizó  a la señorita Susana Blanco, a enseñar danzas españolas en la secretaría. El intendente García Mérida, donó 3.000 tejas para la vivienda. El día de la Raza se recordó en la Escuela 31, oportunidad en la que el Intendente hizo una donación en dinero.

El 1º de Abril de 1991 se cambió el signo monetario. Del austral se pasó al peso, estableciéndose la relación de 1 a 1 de éste con el dólar estadounidense y se puso en marcha la convertibilidad.

Durante los años siguientes, la Sociedad persistió en incrementar ingresos para mantener y ampliar servicios. Efrén Marañon ingresó como presidente. Se decidió entonces construir un parque infantil. Durante los festejos por el aniversario de Casbas, fue inaugurado el Parque España, en el asiento de la Sociedad. En la primera Feria del Libro organizada por la Escuela 4, se expusieron las actas antiguas, lo cual resultó contributivo a la información de los habitantes.

El 29 de Abril de 1995 se aprobó la memoria y balance del año anterior.

Se hizo un acuerdo para que los asociados sean atendidos por la enfermera Karina Pierolivo , sin pago alguno. El Sábado 10 de Junio se inauguró la nueva secretaría, bautizada José Muniello.

Se firmó un convenio con ADYCAD, para la atención médica de jóvenes deportistas.

En ese año hubo elecciones nacionales. Carlos Menem  fue reelegido, esta vez por cuatro años, como lo establece la nueva Constitución Nacional, sancionada en 1994.

En 1996 la situación económica de la institución fue mala. Los trabajos en la farmacia y la casa de familia, demandaron gastos, por lo cual se obtuvo un préstamo del tesorero José Muniello, que se devolvió, negándose a recibir intereses. El municipio donó materiales para la obra.

El 30 de Marzo se reeligió a Efrén Marañon en la presidencia, secretario Mario Alvarez y tesorero José Muniello.

En ese año se cumplieron 75 años de la fundación de la Sociedad. La celebración fue modesta, con el recuerdo de los pioneros y sus realizaciones.

En Enero de 1997 se alquiló la propiedad prevista para la farmacia y la casa para la farmacéutica, ingresos que permitirían devolverle el préstamo a Muniello. En la reunión de la directiva, el 29 de Marzo, se rindió homenaje a Manuela Fadón, recientemente fallecida, integrante de la Sociedad. El 27 de Abril se sirvió un almuerzo con sorteo de premios para asociados, que organizó  María Irene Herrero de Wirz.  Efrén Marañón viajó a Buenos Aires para estar presente en la recepción que el presidente del gobierno español, José María Aznar, ofreció a la colectividad hispánica en la Argentina.

El 29 de Marzo de 1998, resultó nuevamente reelecto Efrén marañón, secretario Mario Alvarez, tesorero José Muniello, ingresando Jorge Arias, Ilda Orbegozo, Adriana Cenizo y Fabién Pierolivo. La joven María de los Ángeles Gallego, participó representando a nuestra institución, en la elección de la reina de la Expo Casbas.

La partida en 1999 del médico Daniel Ramos, determinó que se iniciara la búsqueda de un sustituto, tarea de demanda pública que hizo el socio Manuel Francisco Carbajo en medios de La Plata. Los servicios de pediatría, y ginecología comenzaron por un tiempo. Hacia fin de año se incorporó la psicológa Verónica Gurruchaga.

La entidad fue eximida del pago de impuesto a las ganancias. El 4 de Setiembre se recibió a una delegación de la Federación Regional de Sociedades Españolas de Bahía Blanca.

En las elecciones nacionales, triunfó la fórmula de la Alianza, integrada por Fernando De la Rúa y Carlos Alvarez, respecto de la Justicialista compuesta por Eduardo Duhalde y Ramón Ortega. En nuestro distrito, fue electo Intendente el ingeniero Carlos Alberto Cordero, nacido en Casbas.

El doctor Haroldo Coqui donó un teléfono celular a la Sociedad para recepción de llamadas y se aprobó el proyecto de la contadora Walter para reparar instalaciones en la oficina por ella arrendada, además de reparación del frente e inicio de los trabajos de albañilería en el nuevo consultorio.

En Abril, se radicó en Casbas la pediatra Cecilia Visintín al aceptar una propuesta de la Sociedad. Antes de su presencia prestaban servicios la obstetra María Daniela Pasi, la nutricionista Martina Gardoni, el oculista Alberto Aronis, el psiquiatra Guillermo Girola.

La Sociedad participó activamente en los festejos del 89 aniversario de Casbas. El 30 de Diciembre, presentó su renuncia el presidente Efrén Marañon.

En Enero se le pidió que la retirara, pero insistió en su determinación.

 

Una dama al poder

El nuevo milenio trajo novedades en nuestra entidad. Y buenas. La señora María Irene Herrero de Wirz, fue elegida presidenta de la Sociedad de Socorros Mutuos de Casbas. Por primera vez. “Se rompió el hechizo masculino”, apuntó alguien. No sólo en esta institución. Por ley la mujer hoy ocupa el 30 por ciento de los cuerpos legislativos y avanza  en los poderes ejecutivos.

El texto de esta historia termina. Las imágenes lo enriquecen o, como decimos en comunicación, generamos la interacción para que los receptores capten la mayor calidad de la información brindada.

 

Libro publicado en marzo de 2001 con motivo del 80 aniversario de la entidad.

  • banderas-2.gif
  • banderas-3.gif

Quien esta en linea?

Hay 17 invitados y ningún miembro en línea

PUESTA EN MARCHA COMPUMONTE HOSTING

 RapidSSL Digital Certificate